Café Madrigal, sencillo y bueno, dos veces bueno

Café Madrigal nos ha enseñado que ser vegano es más fácil de lo que pensamos.

Este fin de semana, aunque ya había terminado nuestro reto del mes vegetariano, hemos seguido vuestras recomendaciones veganas, que nos han traído hasta Café Madrigal en Ruzafa. La verdad es que le estamos cogiendo el gusto a la cocina vegana.

Nuestras sensaciones al llegar al local fueron inmejorables, terracita super cuqui con bombillas de colores, carteles escritos a mano y una fachada pequeñita y sencilla. Nos encanta llegar a los sitios y sentir que hablan por sí solo.

Efectivamente al entrar nos encontramos con una decoración muy natural, minimalista y relajada. El local nos transmitía muy buenas sensaciones de cena íntima en pareja o con un par de buenos amigos.

Nos atendió Will, el propietario del local. Nos comentó que llevan abiertos desde finales del año pasado y que este espacio está creado con la idea de demostrar que ser vegano puede ser muy fácil, sabroso y saludable. El servicio fue muy atento y educado, todo con un ambiente de calma encantador.

En cuanto a la carta, es una continuación de la filosofía de este café. Se trata de una carta breve, con platos muy bien elaborados y lógicamente todos ellos veganos.

Nosotros nos decidimos por estos platos:

  • Tortilla de patatas con un poco de cebolla, alioli casero y pan. Está buenísima, cuando la pruebas parece increíble que no lleve huevo, es un plato obligado en Café Madrigal.
  • Ensaladilla alemana con patatas, cebolla, pepinillos, tofu ahumado y mayonesa casera. No habiamos el tofu ahumado antes y la verdad es que le da un toque muy acertado a la ensalada.
  • Curry rojo de garbanzos, con verduras (varían según temporada) y arroz basmati. Picante en su justa medida y con abundantes verduras.
  • Tarta de chocolate y avellanas sin gluten. El final perfecto, muy jugosa y con un sabor intenso sin llegar a empalagar.

La filosofía del Café Madrigal evita que en la carta haya cualquier imitación, similitud o con la carne. Este punto nos ha gustado mucho, la carta está totalmente desligada a su consumo o imitación.

Café Madrigal nos ha gustado por su sencillez. Muchas veces buscamos platos muy elaborados, recargados y nos olvidamos de lo mucho que se puede disfrutar con unos platos más naturales.

Además nos encantó el ambiente del local, estamos deseando volver un día para tomarnos un desayuno muy relajado. Por cierto tienen muy buen café e infusiones, dato a tener en cuenta.

Como alguno de vosotros sabréis nos gustan mucho los locales con cocina non-stop y Café Madrigal es uno de ellos. Su cocina está siempre abierta desde el desayuno hasta la cena, perfecto por si os pilla a deshoras por Ruzafa, directos a Café Madrigal.

Esperemos que os guste y compartáis con nosotros vuestra experiencia en Café Madrigal.

¿Dónde, cuánto y cómo?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.