Mercado de Colón, el gastromarket modernista de moda en Valencia

Con más de 100 años de historia a esta joya del modernismo valenciano no le falta vitalidad, de hecho está más lleno de vida y joven que nunca!

Actualmente el Mercado de Colón cuenta con una extensa oferta gastronómica de primera calidad. Muestra de ello es que sus terrazas y locales están llenos a todas horas.

Mercado Colon, Explorando Valencia

La propuesta gastronómica del Mercado de Colón

La propuesta gastronómica del Mercado de Colón tiene oferta para cualquier hora del día y para cualquier situación.

Desde un desayuno ecológico en Suc de Lluna, a la cocina de Micub, que elabora sus platos con productos de los propios puestos del mercado, pasando por el casual food de Bocados café o el imprescindible arroz en Pantalan.

Por su puesto, en este espacio tan valenciano, no podía faltar la horchata, que puedes disfrutar en las maravillosas horchaterías Casa Orxata y Horchatería Daniel.

Por otra parte, si lo que buscas es maridar un bocadillo de autor con una buena cerveza de importación, tu lugar es Las Cervezas del Mercado. Si eres más de vinos, no puedes perderte Vinos y flores. Aquí además de disfrutar de un buen vino, puedes comprar flores frescas, una auténtica maravilla!

El toque más exótico en el Mercado de Colón lo ponen Ma Khin Café, con su propuesta de cocina fusión, y Momiji, con su auténtica cocina japonesa.

En cuanto a su anfitrión de mayor renombre, el Mercado de Colón cuenta con el restaurante Habitual y el espacio La Cambra, ambos by Ricard Camarena.

Finalmente para disfrutar de un buen cocktail afterwork (o a cualquier hora) el Mercado de Colón cuenta con La Mie Doreé. Si lo que buscas es alargar tu visita hasta la madrugada puedes visitar Down Monkey Business, que tiene un ambiente inigualable y una amplia carta de coctelería.

Personalmente nosotros lo que más nos gusta del Mercado de Colón es reunirnos en sus terrazas con los amigos y visitar las muestras de artesanía o cualquier evento que constantemente se dan lugar aquí. La experiencia de disfrutar desde dentro un monumento histórico es una sensación preciosa.

Un poco de historia

En cuanto al edificio, sólo os contaremos que es una magnífica combinación de ladrillo, piedra natural, cristal, acero y cerámica policromada. Fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento en 2007.

Se construyó para cubrir las necesidades, del Ensanche de Valencia a principios del siglo XX.

Tras su declive y desuso como mercado a finales del siglo XX, el edificio fue rehabilitado y reconvertido en centro gastronómico y cultural. Testigos de aquel pasado son los puestos que se encuentran activos, ubicados en el sótano, que ofrecen: charcutería, carne, pescado, frutas y verduras.

Nuestra parte favorita del Mercado de Colón, son los mosaicos policromados de la fachada que da a la calle Jorge Juan. En ellos se plasman los colores y la vida tradicional de la huerta valenciana. Son una maravilla digna de admirar.

Para ir terminando os contaremos un pequeño “experimento” que nos ha llamado mucho la atención: cuando visitéis el Mercado de Colón, os recomendamos parar un segundo y cerrar los ojos.

El rumor de las terrazas, el calor de la gente y los aromas de los productos frescos de los establecimientos, te hacen sentir que realmente estás en un mercado tradicional de producto fresco.

¿Sabías, que…?

Como dato curioso os contaremos que el Mercado de Colón fue inaugurado un día de Nochebuena, en concreto el 24 de diciembre de 1916.

Según un diario local, fue un evento espectacular: de la plaza de toros salió una cabalgata formada por la Guardia Municipal Montada, con los timbales y clarines de la ciudad, la Roca de la Fama, los vendedores del mercado, una carroza ocupada por la reina de la Fiesta y su corte de honor. La Banda Municipal y una sección de la Guardia Civil cerraron el festejo.

¡Todo un show para la época!

¿Dónde, cuánto y cómo?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.